Beneficios de alquilar una oficina en un centro de negocios

Cada vez son más las empresas que disfrutan de los beneficios de alquilar una oficina en un centro de negocios. Estamos en un escenario en el que todos los negocios tienen que ser flexibles e ir adaptándose a una realidad cada vez más dinámica y cambiante.

Apostando por localizarnos en un parque empresarial somos más ágiles, pero, ¿en qué consiste exactamente? ¿Cuáles son las ventajas que nos ofrece?


¿Qué es un centro de negocios?


Se trata de un edificio o conjunto de edificios destinados a prestar servicio a todo tipo de empresas. Podemos encontrar a profesionales liberales que necesitan un sitio donde recibir a sus clientes o empresas medianas y grandes que eligen ubicar ahí sus oficinas. Lo habitual es que, además del suelo, despachos, etc., también ofrezcan otros servicios paralelos como secretaría, mensajería, etc.

Cuando ubicamos nuestro lugar de trabajo en estos complejos, nos podemos beneficiar de salas de reuniones, internet de alta velocidad, limpieza e incluso de una zona de restauración. Todo ello a un coste menor del que tendríamos que pagar si nuestro lugar de trabajo en la oficina fuese solo para nosotros. Si buscas un espacio con estas características, en CBRE disponemos de un experimentado equipo multidisciplinar que te ayudará a encontrarlo.

7 razones para elegir que nuestro trabajo en una oficina se realice en un centro de negocios

Como ya hemos podido deducir de su definición, apostar por un edificio de oficinas de alquiler está lleno de ventajas. Independientemente de si estamos empezando o si llevamos años, si no nos interesa invertir en inmovilizado, esta opción es perfecta. Nos permite beneficiarnos de las siguientes ventajas:

 

Nuestra oficina se adaptará a nosotros


En los últimos años hemos experimentado cómo las cosas que se escapan a nuestro control pueden tener un efecto enorme en la realidad de nuestro negocio. No sabemos cuándo llegará la próxima oportunidad de negocio que nos lleve a duplicar el tamaño de la plantilla o si llegará otro motivo por el que tendremos que quedarnos trabajando desde casa.

Alquilar las oficinas  en un parque empresarial nos permitirá adaptar nuestros gastos a las circunstancias del momento.

Por otra parte, cuando invertimos o alquilamos uno para nosotros, es difícil estimar el servicio que nos hará en el medio y en el largo plazo. ¿Cuánto creceremos en los próximos años? ¿Tendremos que reducir la plantilla? ¿Necesitaremos espacio de forma temporal para hacer frente a picos de demanda? Todas estas se resuelven de una vez con los centros de negocios. Pagaremos por lo que usamos y podremos adaptar las condiciones a nuestras necesidades.

Una ubicación privilegiada



Encontrar el local perfecto para poner nuestra oficina es una tarea compleja. Los mejores de las ciudades son también los más caros y, como consecuencia de la elevada demanda, es muy difícil conseguir inmuebles disponibles.

Alquilando nuestras oficinas con una empresa que se dedica a esto nos ahorramos tiempo de espera y la frustración de buscar y no encontrar. Además, su emplazamiento está perfectamente comunicado, lo que te facilitará que tanto tus clientes como el talento que quieras atraer te contacten fácilmente.



Nos beneficiaremos de sinergias



Si sabemos relacionarnos estratégicamente con el resto de negocios, estar trabajando en un centro empresarial es la oportunidad perfecta para conocer a colegas y crear sinergias. Cuando dentro de un mismo edificio hay empresas que se dedican a partes complementarias de nuestro negocio, conocerlos será beneficioso para nosotros y para nuestros clientes.

Por un lado, pueden funcionar como un aliado comercial, atrayendo a clientes que, de otra forma, se habrían ido a la competencia. Por otra parte, podemos utilizar estos contactos para mejorar la satisfacción de nuestros clientes y conseguir que el resultado final de nuestro trabajo sea de mejor calidad. Al estar todos en un mismo edificio, el ambiente de colaboración será más fácil de conseguir.



Tendremos todos los costes consolidados en uno



Cuantos más contratos y responsabilidades tiene nuestro negocio, más difícil es gestionarlos. Cuestiones como la factura de la luz, el consumo de teléfono o el personal encargado de recepción son pequeñas tareas que van sumando en el día a día. Sin embargo, cuando ponemos nuestras oficinas en un centro de negocios no tenemos que preocuparnos por nada. Pagamos por un servicio, por lo que la responsabilidad de que todo esté en perfecto estado para su uso es suya.

A diferencia de cuando alquilamos nuestro propio local, no tenemos que preocuparnos por las vacaciones del personal de limpieza o de las tareas de mantenimiento. Al tratarse de un negocio, serán los responsables del centro empresarial los que se encargarán de todo.


Menores gastos

 


Una de las grandes ventajas de los centros de negocios es que, además de estar gestionados por otros, los gastos de mantenimiento, recepción, limpieza, teléfono, etc., están incluidos en la tarifa. Si por ejemplo, solo vamos a necesitar servicios de secretaría de forma puntual, ¿por qué pagar por ellos todos los meses? Compartirlos con otras empresas nos permite disponer de ellos cuando sean necesarios sin tener que incurrir en sobrecostes.


Sin inversión inicial


Disponer del patrimonio necesario para poder comprar o alquilar de manera individual una oficina supone un esfuerzo de tesorería importante. En el primer caso vamos a necesitar tener por lo menos la entrada para la hipoteca, mientras que en el segundo tendremos que tener disponible el dinero para la fianza.

Cuando alquilamos en un centro empresarial, estas necesidades desaparecen, por lo que el proceso de profesionalizar nuestra oficina se vuelve más económico. Como se trata de un servicio, solo tendremos que pagar por las mensualidades y el contrato será más sencillo.

Podemos abrir delegaciones sin tener que invertir una gran cantidad



Si nuestras oficinas centrales están en otra ciudad, pero al mismo tiempo queremos abrir mercado, alquilar una oficina nos permitirá mantener la inversión lo más ajustada posible. Esto también eliminará barreras de entrada y nos permitirá poder arriesgar más en nuestra estrategia de expansión.

Como hemos visto, todos los beneficios de alquilar una oficina se pueden resumir en una mayor comodidad y versatilidad a la hora de gestionar nuestro negocio. Con esta opción tendremos más agilidad para adaptarnos y libertad financiera. Si necesitas un espacio de trabajo, en CBRE te ayudamos en todo lo que necesites. ¡Cuenta con nosotros!